sábado, 12 de enero de 2013

Cuando los caminos te salen al paso



La primera sorpresa agradable del 2013, llegó el día 2 de enero, en forma de grupo de arquitectos que quieren dar vida al ecodomo de nuestros "Pájaros en la cabeza".




El día 1 de enero, en la comida de año nuevo de la familia Carmona, los caminos nos salieron al paso. Comentando con la prima Patri y el primo Ángel nuestro proyecto nos hablaron de Sali, un amigo arquitecto técnico que está loco por construir un domo desde que este verano hizo un curso de construcción de superadobe con la gente de Domoterra. Patri y Ángel no supieron darnos muchos datos más, pero si organizaron un café en su casa para conocernos y así fue como el día 2 de enero, conocimos a nuestro futuro jefe de obra.



Sali nos contó que junto a otros 2 amigos (una arquitecta y otro arquitecto técnico) están buscando la forma de crear una cooperativa de trabajo asociado en bioconstrucción, eCoop. Para empezar la actividad empresarial estaban buscando un promotor con terreno donde construir un domo piloto, ponerse a prueba, hacer ensayos de materiales y utilizar esa primera construcción como muestra para futuros clientes.




Ese día, hablando con Sali, nos dimos cuenta de que eso de trabajar juntos para construir algo nuevo y salir todos beneficiados con ese trabajo, se estaba haciendo realidad en carnes propias, pero aún no queríamos hacernos demasiadas ilusiones, puesto que él tenía que hablar del tema con sus compañeros y nosotras ver qué pensaba la familia de Esther, propietarios del terreno.


Esa misma noche en la cena, estuvimos hablando y a todos les pareció una gran posibilidad, aunque la recomendación de dejarlo todo bien claro y por escrito siempre estuvo encima de la mesa. Ya solo quedaba que los chicos de eCoop estuviesen también de acuerdo en hacer de nuestra casa un proyecto común.

El día 8, pasadas las locas navidades, tuvimos la primera reunión con el equipo al completo. Tras una tarde de charleta y ojos brillantes en la tetería Arabian , quedó cerrado un pacto verbal de colaboración mutua. Nosotras ponemos el terreno y el dinero para materiales y tasas administrativas. Ellos llevarán el diseño, las burocracias y la dirección de obra. De peones de obra haremos los cinco y todos los voluntarios que podamos reunir.


La verdad es que es una gran tranquilidad la que nos da saber que contamos con tres profesionales motivados para llevar el timón de la obra. 

Gracias eCoop y bienvenidos a nuestros pájaros en la cabeza. Esperamos que la travesía sea agradable, que los vientos soplen a nuestro favor y que el puerto de llegada sea de muchos colores.

4 comentarios:

Arquitearth dijo...

Es un placer participar en este proyecto de amor, humor y respeto, caminos que salen al paso o dos caminantes que coinciden en un cruce y libremente se dan la mano para decidir el siguiente desvío y continuar juntos. Hemos comenzado a trazar la dirección, y con tolerancia, respeto y sinceridad será fácil salvar los obstáculos para llegar a nuestro propósito, ese hogar lleno de ilusión.
Un abrazo de parte de todos.

Anónimo dijo...

lo miiiisssmo no me gusta na!leeros y sentir la ilusión y las ganas con la que hacéis las cosas!!me gusta muchismo leer y ver que todo sale con paciencia y corazón!mucho animo para el gran proyecto que lleváis entre manos y contar con un voluntario de antemano para la casica!!un abrazo enorme desde el norte!--Tucan--

Supercalifragi dijo...

Jo! pues así da gusto, chicxs! esto que sentimos al leeros si que son energías limpiar....
muchas gracias por los comentarios.

Guatemanchega dijo...

Soy Fan!
Y, por supuesto, cuenta con mis manos para que ese superproyecto sea tan bonito como lo imaginais!