miércoles, 27 de febrero de 2013

Buscando tesoros







Necesitaremos madera para la construcción de nuestra futura casa. Las vigas y pilares son caros en las tiendas de materiales de construcción, pero siempre existe la posibilidad de buscarles un sustituto jubilado que acepte gustoso una segunda vida laboral a nuestro lado.
Al acto de buscar estos materiales para reutilizarlos en nuestra construcción lo llamamos "buscar tesoros", y en estos meses ya hemos encontrado varios.




La madera es cara y aunque hemos buscado un tipo de construcción que no necesita mucha por el hecho de no tener cubiertas planas, necesitaremos de este material noble para las entreplantas de los domos y para la terraza de unión entre ellos.

Para ello hemos localizado tres tipos de madera de reutilización:

Postes de la luz, aquellos que  nos bailaban unidos de los brazos cuando vamos en coche por carreteras convencionales. Pues bien, estos amigos de madera últimamente están siendo cambiados por postes de metal o de hormigón. Algunos de ellos están en mal estado, pero otros siguen manteniendo su fuerza inicial, ya que son maderas duras, tratadas para aguantar viento y marea a la intemperie. Disponemos de postes de hasta 9 metros a módicos precios gracias a nuestra amiga Miriam, que trabaja en una empresa de electricidad y nos ha rastreado los cementerios de postes.

Traviesas del tren. En Socuéllamos como en otros sitios, hace unos años se desviaron las vías del tren y al cambiar su recorrido la empresa que quitó la vía antigua se quedó con los materiales de desguace. Hemos encontrado traviesas al módico precio de 12 euros. Miden 2.5 metros y son de madera de roble tratada, una pasada de bonitas por no estar pulidas ni barnizadas.
Con  ellas hay que tener un especial cuidado, hubo un momento en que las maderas que se generaban para usos a cielo raso se trataban con creosota, un derivado del petróleo del que posteriormente se descubrió su potencial cancerígeno. Ahora está terminantemente prohibido usar maderas tratadas de esta forma en construcciones, aunque si se pueden usar para exteriores. Muy posiblemente sean los peldaños de nuestra futura escalera para la terraza y los pilares del porche.

Madera de enconfrado, que no es tan bonita como una nueva, pero se puede reutilizar para entarimar entre viga y viga, comprándosela barata a empresas de construcción que ahora tienen menos trabajo y desean deshacerse de los materiales excedentes.


También tenemos quien nos puede regalar esos palets que suelen acabar tirados, pudriéndose a la intemperie, y que bien lijados y nutridos, pueden servir perfectamente para hacer cubiertas y distintos tipos de muebles y utensilios de jardinería.

Además, tenemos algún que otro "tesoro" que no siendo imprescindible para la construcción, hemos recogido creyendo en sus posibilidades futuras, como este carrete de hilo eléctrico que queremos  convertir en una preciosa mesa de jardín.


No hay comentarios: