viernes, 6 de septiembre de 2013

Un día de "Cañas"



Juan, el mas grande de los obreros culipardos de Pájaros en la Cabeza, propuso un día de bioconstrucción con caña en su casa de campo.

Dentro de su parcela hay gran cantidad de caña y su familia llevaba tiempo pensando en hacer una estructura metálica en la zona de barbacoa sobre la que dejar crecer vegetación para sombrear.

Sali, el arquitecto técnico de eCoop, hizo un curso de construcción con estructuras de caña hace unos meses en Granada, así que hizo de transmisor de lo aprendido y llevamos a cabo un arco de caña de 10 metros que será el primero de ese cenador deseado.

Pasos para llevar a cabo una estructura de caña:

Antes de nada, hay que saber que no todas las cañas nos valen. Tienen que tener al menos dos años y no estar demasiado secas. Se sabe que una caña tiene más de dos años porque le salen pequeñas ramas de su tronco principal. Las que no cumplan ese requisito son demasiado jóvenes.


Pelando cañas
1. Pelar las cañas, quitar las hojas y los tallos. Se puede usar un cuchillo o un tranchete con cuidado de no arañar toda la caña para mantener intacta la capa exterior brillante que es impermeable. Hay que poner cuidado en no rajar la caña y en cuidar las puntas, que es la parte más flexible y más importante para poder generar arcos.

2. Quitar todos los nudos de la caña, son muy duros y al atar las unas a las otras pueden generar roturas.

3. Una vez limpias de hoja y nudos las cañas, se hará una clasificación de las mismas por calibre del tronco.

Anudando los dedos finales
4. Para generar la columna elegir una de las cañas con más calibre, intentando que sea la más recta posible. Rodear esta caña central con otras hasta rodear todo el tronco de la primera. Atar por la punta esa flor de cañas.

5. Esta flor inicial de cañas se va atando cada 25 cm y en cada atado meteremos una nueva caña haciéndola coincidir con las juntas entre las cañas iniciales. Repetir este proceso hasta alcanzar el tamaño elegido.

En nuestro caso elegimos hacer la columna de 10  metros, que se genera a partir de dos flores de 5 que se unirán. Una vez que en este proceso de añadir cañas a la flor inicial llegamos a la longitud de 5 metros, marcamos con un lazo de cuerda la longitud establecida.
Uniendo dos flores por los dedos

6. Aproximadamente a 1.5 metros antes de llegar a la punta, dividimos en dos dedos el grupo de cañas que venimos manejando y seguimos añadiendo cañas a medida desde la punta, cortando lo sobrante y añadiéndolas al conjunto atando cada 25 cm.

Esta operación se hace con dos flores iniciales y se acaba uniendo la una a la otra entrelazando los dos dedos que hemos generado al final. En la punta opuesta, se genera un refuerzo de caña alrededor y se cubre con un plástico que no dejará penetrar la humedad y estropear la caña.

7. Los dedos de las dos flores de caña de 5 metros se entrelazan y se atan bien con un nudo corredero continuo. Esta parte es la parte central del arco, por tanto la que soportará toda la tensión de la curvatura, por eso es tan importante que se genere con las puntas de las cañas, puesto que ésta es la parte más flexible de las mismas.

Refuerzo final y colocación en
su soporte
Este arco de caña se coloca en un soporte en el suelo, que lo dejará anclado y preparado para ser unido a otros arcos componiendo una cúpula.
Colocación del primer arco de la estructura


















El cenador de cañas de Juan no se pudo acabar en una mañana, pero ahora que sabemos lo rica que le sale la paella a su madre, el día que digan estaremos allí como un clavo. ;)D

No hay comentarios: