domingo, 3 de noviembre de 2013

Capa de regularización




Finalizada la estructura, estas dos últimas semanas se han dedicado casi íntegramente a la primera parte del revoco exterior de nuestro cubillo de superadobe. En primer lugar un trabajo de rellenado de huecos entre las hiladas de saco y después poco a poco y en capas no muy gruesas, para evitar grietas, hemos ido dándole la forma final.

Hoy ya está prácticamente acabada esta primera capa de regularización y el domo preparado para las capas de revoco más fino, de arena blanca cribada de río con cal.


Gracias a todos los que habéis participado en esta fase: Sali, Sol, Mikele, Patri,  Juan, Glori, Pilar, Adrián, Miguel, Lalo, Belén, María, Marta, Cesar, Esther Kirás, Chicho, Rosita, las Azaharas de Valencia, Estebin, Sara, Coco y los pequeños Félix, Adri y Clarita.

Os dejamos, como siempre, una galería de fotos que dejan ver la evolución de la capa de regularización con tierra, arena, cal y paja en la que hemos estado trabajando estos días.





Día del comienzo del revoco exterior. Rellenando huecos entre las hiladas de superadobe.












Subiendo en altura con el tapado de los huecos entre hiladas.












Sol, Miguel, Rosita y Sali. Más arriba todavía.













Miguel y Belén, aplicando por toda la superficie la capa de regularización.














Sol al sol sobre el andamio aplicando masa en las ventanas de arriba.




 





Adrián afanado con la tarea de los contrafuertes de la puerta principal.













Colocando churro de superadobe sobre los muros del contrafuerte para generar la galería de la puerta de entrada.













Miguel sobre los churros de superadobe de la galería de la entrada..



Esther lijando las vigas del segundo piso














Patri revocando la puerta falsa. El hueco de termoarcilla ha quedado completamente integrado en la construcción a base de revoco.









Esther Kirás, regularizando el hueco de la puerta de entrada.














Marta y Cesar dándole duro a los revocos en el interior del domo.







Laura integrando el contrafuerte de la puerta con el techo de la galería de entrada.













Mikele y Juan rellenando los huecos que habían quedado por tener puestas las bandejas de andamio.




Prima María revocando la parte horizontal superior de los huecos del contrafuerte con mortero enriquecido con yeso para acelerar el fraguado y facilitar la tarea más difícil de todas.










Adri sobri y primo Félix disfrutando de construir con barro.











Momentos de trabajo y sobrino con pala cribando tierra (qué tendrá el albañileo que tanto les gusta a los niños)














Clarita y Coco rellenando los huecos entre hiladas de los muros de entrada a la parcela.


2 comentarios:

Ivan Dos dijo...

Madre mia como avanza! El del mono azul de la tercera foto soy yo... :)

Supercalifragi dijo...

Con muchas manos que ayudan desinteresadamente, como las tuyas, la cosa va rápida.
Un abrazo.