domingo, 15 de junio de 2014

Domo adentro




Desde que quitamos los andamios, hace unas semanas, estamos trabajando a tope en el interior del domo, tenemos mucho trabajo y poco tiempo puesto que hay que tener todo enlucido y limpito para el taller de soleras de cal el día 24.







Después de quitar el andamio hemos tenido que reparar los huecos que éste dejó en la estructura, repitiendo las sucesivas capas que se han ido dando en cada momento al domo completo. Imágenes de los huecos generados por los andamios fuera y dentro del domo.




Contamos con la inestimable ayuda de Paco, un amigo electricista, para que nos aconsejase en el diseño de la instalación eléctrica.
Según los planos de Sali, estuvimos marcando con una lechada de cal la ubicación de los cables, las cajas de distribución y las cajas de mecanismos que compondrán todo el sistema eléctrico.

Esther con Paco y Miguel Bejarano el día de la planificación eléctrica.





Después de esto, picar las rozas de las paredes donde insertar el tubo corrugado por el que irán en un futuro los cables, enchufes e interruptores.

Fran y Alberto fijando tubos corrugados y cajas de distribución.





Hemos aprovechado que teníamos que volver a hacer mortero de regularización para tapar las rozas de electricidad,  para repasar las imperfecciones que quedaban en el interior del domo.
Reforzar el mortero que recubre las puertas y ventanas con una malla mosquitera y otra capa de revoco de arcilla, haciendo así más potentes los agarres en esos lugares donde la regularización está enganchada en dinteles de madera y no en sacos de superadobe.


Vista del dintel de una ventana reforzado y roza de electricidad tapada a la izquierda de la foto.


Una vez acabado todo lo anterior, hemos buscado cuál podía ser la mejor opción para los acabados interiores. Las premisas eran:
- Usar materiales que ya tuviésemos, es decir, no tener que comprar morteros especiales.
- Que fuesen fácilmente aplicables por nosotras.
- Que se pudiese pintar encima.

Hemos hecho muchas pruebas de cal y arena con distintas dosis, arenas cribadas, marmolina, yeso y arcilla.
Al final la ganadora ha sido una mezcla de hidróxido de cal con arena de río blanca cribada y arena de záncara cribada al 1-2-2.

He aquí Patric Suais
(el que na más empezar la peli ya estaba muerto)
fratasando ventanas superiores. 
En estas semanas habéis sido muchos los que habéis tenido a bien pasar un rato y echar una mano en las tareas de Pájaros en la cabeza, a todos mil gracias, sobre todo a los incansables Sali, Alberto, Fran y Miguel Bejarano; qué bueno es teneros siempre ahí, muchachos, sois los mejores.
Pero queremos hacer una mención especial a Marta y Laura, que estuvieron aquí 3 días y con ellas empezamos a trabajar en el revoco fino en la planta superior.

Gracias chicas por vuestra presencia llena de música en directo, tontunas increíbles, gritos de madre, hadas que regresan a casa, decenas de elefantes amarillos y una tonelada de risas.

Os queremos.

Así de bonita ha quedado la segunda planta con el acabado final.

No hay comentarios: