martes, 16 de diciembre de 2014

Paulonias o Kirin ¿El arbol que salvara el planeta?




Muchos son los artículos que hemos leído donde hablan de estas paulonias como los árboles que salvarán la tierra...y claro, si te lo pintan así de bonito  pues una no se puede resistir a poner algún ejemplar.




Conocido por la comunidad científica como “Paulownia tomentosa” y comúnmente llamado Kiri o Árbol emperatriz, esta planta es capaz de crecer en tierras en las que ninguna otra especie podría sobrevivir, aportando al suelo donde crece toda clase de nutrientes y haciéndolo fértil.

El Kiri se suele utilizar también en plantaciones ubicadas en suelos con pocos o ningún nutriente como planta pionera, pues sus grandes hojas, ricas en nitrógeno, aportan grandes cantidades de nutrientes al suelo cuando se descomponen, mientras que sus raíces previenen la erosión.

Es capaz de absorber diez  veces más cantidad de dióxido de carbono que cualquier otro árbol en el mundo y emite grandes cantidades de oxígeno, por lo que lo convierten en un grandísimo aliado contra el cambio climático.

 
Su germinación tarda de 30 a 60 días, y es el árbol del planeta que más rápido crece, pues en ocho años logra alcanzar lo que un roble en 40 años. 

Entre sus espectaculares características destaca su capacidad para resistir las agresiones extremas como el fuego y dicen que permite hasta 6 talados desde la base, por lo que en estos momentos se está popularizando mucho para extraer madera. 

Estas características que lo hacen único también dan algo de miedo, puesto que da por pensar que es posible que sea capaz de tragarse a cualquier ejemplar autóctono y convertirse en el nuevo Godzilla vegetal.

En cualquier caso nos lo han vendido tan bien que no hemos podido evitar probar. Plantamos 3 de ellos en mayo, en una zona aislada donde queremos tener sombra en verano, y en tan solo 7 meses han crecido casi dos metros. 

Nuestra cuñá Erika junto a una de las paulonias (5 meses desde la germinación)
Nuestro amigo Jesus Castellanos, el rey de las paulonias y las ovejas, nos dijo que teníamos que cortarlos desde la base antes de las primeras heladas para que el año que viene tiren vigorosos. El rey es el que manda y así lo hemos hecho.

Contaremos como evolucionan y si entre tanto notais el aire más limpio y el planeta menos enfermo, sabed que es gracias a las "Paulis" y a unas servidoras ;)D

5 comentarios:

María Victoria Arroyo dijo...

P. tomentosa ;-)
A mí, personalmente, me da lo mismo bastante que las plantas sean autóctonas o no. Creo que las plantas invasoras lo son porque la presencia e influencias humanas, la contaminación y el cambio climático les dan el nicho adecuado de crecimiento. Si estas plantas fast-grow encajan bien y preparan el suelo, lo mejoran y aportan biomasa para los acolchados, pues genial. Ahora, la de arena: también he observado que en lo natural no hay nada gratis y los acelerones y la velocidad no existen.Muchos ;-)

Supercalifragi dijo...

corregido el "Tomentosa", supongo que lo cambiaría el corrector...

No somos muy de llevar pisado a tope el acelerador, es más una cuestión de abrazar lo que nos va llegando, ya que no tenemos la capacidad de saber exactamente lo que queremos.
Tenemos la suerte de tener a un montón de gente que viene con regalos y muchas ganas de poner su grano de arena, así que nosotras vamos plantando con un "...y a ver que pasa" como slogan.

Gracias Mavi, nos gusta tenerte al otro lado con tus cales y tus arenas. Un besote bien gordo.

Lucía Moreno Velo dijo...

A ver, lo primero es lo primero y en este caso es: ¡¡vaya floración!!

Yo también he pensado en plantar esta hermosura, pero con esas hojas tan grandes ¿no necesita mucha agua? ¿eh, eh?

Yo estoy con Mavi en que cada planta tiene su lugar y su momento y creo que lo importante contra las invasoras es tener ecosistemas robustos y resilientes.

Un beso,
Lucía

Supercalifragi dijo...

Este verano las hemos regado practicamente cada dos días, pero en cantidades bastante pequeñas (medio cubo), el caso es que como las plantamos cuando apenas eran dos hojitas les hicimos unos alcorques ridículos que no ampliamos más tarde, cuando los "bichos" iban creciendo y querían más.
Supongo que si todos esos minirriegos los unificamos en dosis mayores, es posible que no hayan consumido mucha más agua que cualquiera de los demás arboles, pero no sabría decirlo con seguridad....

María Victoria Arroyo dijo...

Me estoy acordando de todas vosotras porque estoy leyendo Colapso de jared diamond. Parece que en Nueva Guinea, la agricultura ha perdurado durante milenios basándose en una planta fijadora de rápido crecimiento: una Casuarina. Según su investigación, sin este árbol la deforestación y explotación de ecosistemas naturales propios de la agricultura, habrían terminado con la población hace tiempo. Vamos, que no hay recetas en el funcionamiento de la naturaleza: puede, incluso hacerse crónico con éxito(o sostenible) el uso de estas plantas no autóctonas fastgrow.