jueves, 15 de enero de 2015

Tejado de cañas y barro


Después de una navidad de inactividad estos días hemos terminado el tejado del gallinero, hecho de cañas, barro y paja.

Hicimos las primeras pruebas de este tipo de construcción en el alero de la casa de los perros y viendo que ha resistido bastante bien las lluvias de este otoño (que han sido bastantes en esta zona) lo hemos trasladado, con mejoras, a la vivienda pro de nuestras futuras gallinas ponedoras.


Lo hablamos con nuestros asesores en la materia para ver si una construcción así podría tener razón de ser y tanto Sali como Pedro Bel, nuestro nuevo arquitecto, nos dijeron que si, que probásemos  a hacerlo como pensábamos. 
Pedro, para corroborar, nos mandó estas fotos del techo de un establo hecho  hace años y que sigue vivito y coleando con un poco de mantenimiento en la capa de arcilla.











inserción y atado de cañas con alambre

Teníamos en el terreno gran cantidad de cañas que recogimos en la parcela de una amiga hace meses y ante la posibilidad de que pudriesen hemos querido usarlas como base estructural del techo. Para ello hemos hecho una rejilla uniéndolas dos a dos con alambre y empalmándolas para hacerlas todo lo largas que era deseable, insertándolas unas en otras, aprovechando la oquedad del centro en las cañas.
 
Una vez que la rejilla estructural se ha quedado hecha y bien anclada a la estructura, hemos empezado a rellenar huecos con caña cortada que hacen de entramado para sujetar el mortero de barro y paja que pondremos encima.


En la foto de abajo se ve el resultado del entramado de cañas que sujeta el barro. A falta de ser aplicado en un trozo.

Encima de este entramado hemos aplicado unos 5 cm de barro con paja, bien prensada, para que la arcilla al empaparse y expandirse genere una capa protectora que no deje que el agua penetre en la construcción.
Creemos que esta cantidad será suficiente para evitar la entrada de agua en nuestro gallinero. No hemos metido más para no cargar de peso la estructura.


vista del tejado desde arriba
La aventura del tejado del gallinero ha sido prácticamente una aventura de
pareja. En esta ocasión solo tenemos que dar las gracias a las manos amigas de Karmento, Carmen Toledo para los colegas, que tuvo a bien estar por aquí "tejadeando" unos días con toda la cara llena de barro....que jipi eres Carmen!!! jejeje. Gracias por esos días llenos de la calidez de tenerte cerca.


Seguiremos contando el resultado de estas pruebas y como resisten a las variaciones anuales de temperatura y humedad. De momento solo nos falta poner los ponederos, que queremos hacer con cajas de fruta, para empezar a disfrutar de unos riquísimos huevos camperos.

7 comentarios:

Carmen dijo...

jajajaja... na, sois extremadamente generosas teniendo en cuenta la magnitud de mi aportación. La vuestra a mi propio gallinero, que andaba algo revuelto, eso si fue colaborar. Un placeraco.

Supercalifragi dijo...

Pues será que se nos dan bien los gallineros Carmencica!!!! porque lo que hicimos con el tuyo fue muy disfrutao...pero vamos,lo traías mu limpico y mu ordenao, que ya te guardas tu de salir de tu casa con él manga por hombro. :)

Lucía Moreno Velo dijo...

Precioso. Me encanta. vaya manos que tenéis, chicas.

Juan dijo...

Me encanta como llevais vuestro proyecto.....me alegro mucho de poder seguir vuestros progresos que son muy educativos e ilustrativos.....

Supercalifragi dijo...

Muchas gracias a los dos.

Un beso

Lord GlassBound Feenk dijo...

Hola que tal?, desde uruguay les escribo,.. como sigue la experiencia?, tengo muchas ganas de experimentar con barro en el techo, pero claro obviamente me preocupa el hecho de que ante mucha lluvia, comience a formarse una masa pesada y húmeda, y meterse el agua para adentro, etc, la clave parecería estar en que se deslize el agua no? bueno nada, les mando un un saludillo desde aqui! abrazoooo

Supercalifragi dijo...

Un techo de barro requiere un mantenimiento continuo. Con la lluvia las arcillas se van perdiendo y queda la arena mas gruesa que acaba calando. Cada primavera hay que añadir material.
Este experimento es el techo de un gallinero y bueno.... se ha quedado en eso, en experimento. Este año hemos tenido que poner chapa para evitarle lluvias, eso si. como tiene una gran capa de tierra, la inercia térmica del gallinero es mejor (menos calor y menos frio que si solo estuviese la chapa).

no recomendable si quieres algo duradero. Si al final te decides a hacerlo ponle un buen soporte de madera. Nosotras lo hicimos con caña y acaban combandose por el peso, lo que genera zonas donde el agua se concentra más, eso ha deteriorado la caña, por eso le pusimos la chapa.