lunes, 10 de agosto de 2015

Problemas de estructura en el domo




Quizás este sea el post más doloroso y dificil de escribir desde que comenzamos esta aventura.

Abortamos misión "Construir casa caracol en 2015". Razón en este post.





Desde septiembre del 2014, que comenzamos a trabajar con nuestro arquitecto Pedro Bel en el proyecto de vivienda, hasta julio de 2015, hemos estado con todos los sentidos puestos en la construcción de nuestra futura casa de la que el domo sería la parte central.



Así, en estas últimas semanas, con todo preparado, los visados de colegio de arquitectos pasados, los permisos del ayuntamiento concedidos y las ganas hechas, nos hemos dado de frente con el chasco más chasco de todos los chascos que nos han acontecido durante estos dos años: El domo no está bien construido. Aunque una vez reparado calculamos que por si mismo contará con unos 50 años de vida, no tiene la fortaleza suficiente como para poder apoyar en él el resto de la construcción de la casa caracol. 

Aquí un par de videos que dejan ver la debilidad de los morteros.


video 

  video

La gran baza de los domos de superadobe es la estabilidad de su estructura, por eso nunca pensamos que ello pudiese causarnos un problema y no hicimos pruebas hasta el final, pero resulta que el contenido de los sacos nunca llegó a fraguar como es debido. Como posibles causas barajamos:
  • Poca dosis de cal. Es la causa que más nos convence por haber hecho pruebas en lugares donde sabíamos que habíamos puesto más carga de cal y encontrar que esos churros si están fraguados. 
  • Una cal defectuosa. Sali quiere hacerle pruebas, por si esa pudiese ser la causa.
En cualquier caso, el fallo más gordo, con el que se podían haber evitado las causas anteriores, es que nuestro antiguo técnico no hizo ni una sola prueba previa del funcionamiento del mortero, pruebas de la tierra con distintas dosis de cal. La mezcla usada (6 partes de tierra x 1 de arena x una de cal) fue tan azarosa como podría haberlo sido cualquier otra ... dato del que nos hemos enterado al descubrir el problema.

Ahora, después de tres semanas de saber todo esto, con menor dosis de cabreo, frustración y desesperación en sangre, hemos decidido dejar el comienzo de la casa caracol para la primavera que viene, sin jugar la contra-reloj del frío y las lluvias y replantear el proyecto dejando prácticamente el mismo diseño pero sin incluir el domo. Habrá alguna variación puesto que ya no contamos con las limitaciones que nos imponía partir de una construcción previa, pero será poca cosa para aprovechar así los permisos que ya tenemos pagados y visados.

Nuestros técnicos Pedro Bel (arquitecto) y María Sevilla (arquitecta técnica) haciendo sus pruebas

En septiembre comenzaremos con las reparaciones del domo. Hay que hacer
pruebas para ver dosis y elegir la mejor manera de aplicar las distintas capas de morteros y revocos. La idea es proteger con los recubrimientos lo máximo posible esos sacos y el mortero que contienen, intentando así darle fortaleza y más años de vida digna a este puto gigante que nos trae de cabeza.



De momento este agosto nos lo cogemos de vacaciones (como las personas normales) para darnos un respiro, coger distancia y recargar pilas.

Queda pendiente hacer un post llamado "Todo lo que interesa saber y nunca te han contado sobre los domos de superadobe".

2 comentarios:

La Tartulia dijo...

Muchos ánimos, poco más puedo deciros...
Por otro lado esperamos esos consejos que tanto bien harán a otrxs, esperemos que llegado el día el miedo no pueda a la ilusión...
Abrazos desde Barcelona.

Supercalifragi dijo...

Gracias. Iremos contando.