Evolución del seto cortavientos




Hace casi 4 años que terminamos de plantar el seto cortavientos en dos alturas, con respecto a los diseños que Mavi Arrollo hizo para frenar los vientos dominantes en nuestra parcela: seto de retamas en zigzag a un metro unas de otras, con refuerzo en altura de acacias, y paraisos a cinco metros en una segunda fila.

Las cosas de la naturaleza van despacio, pero van. Dejamos documentos gráficos de la evolución y algunos comentarios del proceso:




Como en todo, la previsión inicial no fue un acierto completo.
A pesar de elegir planta autóctona o muy adaptada a nuestra zona, en estos años hemos visto que:


  • Las retamas se han adaptado jodidamente bien.
  • Las jaras jodidamente mal. Han crecido poco o muy poco las jaras blancas, mientras que las jaras pringosas están estancadas sin morir desde el inicio.
  • Hicimos pruebas con mirtos, que tampoco se han adaptado en estos años. Este invierno los hemos cambiado por retamas.
  • Plantamos olivilla en algunos lugares, practicamente todas se secaron en el verano del 2016 (un verano de gran calor en la mancha), pero rebrotaron en el invierno, en estos momentos aunque pequeñas, se las ve fuertes y sanas.
  • Plantamos algún lentisco, que crecen lentos pero fuertes y sanos
  • Durillos, que no han dado problemas.
  • Las adelfas genial. 
En cuanto a los árboles cortavientos de altura:
  • Las acacias triacantos y los eleagnus van bien, aunque al plantarlos a raiz desnuda los dos primeros años los dedicaron básicamente a arraigarse. Los dos últimos años se ha visto crecimiento.
  • Los cercis han ido mal. Les costó mucho arraigar y tiraban todos los tallos desde abajo. Al final, después de unos años decidimos no cortar los rebrotes bajeros y ahora fluyen y crecen pero tienden al matorral más que a la forma arborea.


abril 2014
febrero 2018



Comentarios